Archivo para 29 noviembre 2006

29
Nov
06

Antes del éxtasis…


¿Cuántos hombres tomamos en cuenta lo importante (y lo rico) de un “pre” a la hora de hacer el amor con una mujer? Ese preámbulo que puede durar tanto como lo queramos, en donde podemos dar y recibir placer sin límites. En donde un jadeo… un gemido… un estremecimiento… están al alcance de la punta de una lengua.

Nada se le puede comparar. Estoy ahí… a solas, contigo, a quien tanto amo. El deseo se nos sale por los poros. Mis ojos brillan al verte, al anticipar el momento en que nos fusionaremos en uno solo. No es que contengo mi deseo; simplemente lo canalizo. Ambos nos abrazamos tan estrechamente como podemos. El abrazo es tan apretado como el tamaño del amor que nos tenemos el uno al otro. Es estrecho, cálido, interminable…

Las manos no se mantienen quietas por mucho tiempo. Comienzan a ejecutar una deliciosa danza en la espalda, por debajo de tu blusa. Los dedos se tropiezan con el broche del sostén… pero no lo abren. No aún. Nos besamos con una pasión que echa humo. Nuestras lenguas juguetean inquietas. La mía se dedica a saborear tus labios, el interior de tu boca. En cada beso bebo un poco de ti, de tu saliva, de tu deseo, de tu entrega total. Ese modo de entregarnos me enloquece, eleva mi deseo por las nubes. Dios… cómo quiero que llegue ese momento.

Te aprieto más contra mí. Nuestros cuerpos bailan sin música. Ahora estoy instalado en tu cuello. Lo lamo, lo beso, lo chupo… Sé que no te gusta quedar con marcas que delaten nuestra pasión a ojos extraños, así que no succiono tu cuello con demasiado ímpetu. Sin embargo mi lengua se pasea por esa zona de tu piel, te arranca suspiros y gemidos, mientras siento palpitar la vida secreta de tus venas.

Ya el broche de tu sostén cedió. Mis manos navegan por tu espalda sin temor a naufragar. Se envician con tu piel mientras nuestros besos se hacen más profundos, salvajes, ansiosos. El ambiente se satura de suspiros y deseo. ¡Dios… te tengo demasiadas ganas! Meto las manos por debajo de tu pantalón y siento la piel estremecida de tus nalgas. Hay tanto calor en tu cuerpo que el mío se incendia y endurece más de lo que ya está.

Hago que te voltees. Ahora me das la espalda pero sigues muy pegada a mí. Mis labios se apoderan de tu nuca, mis manos desabotonan tu blusa y abren tu pantalón. Tu aroma me tiene hechizado. Me encantas y te lo transmito en mi forma de tocarte. Me convertí en un lujurioso pulpo que te recorre toda. Labios, lengua, manos y piel se dedican por entero a darte placer. Una mano se adueña de un seno, la otra se interna en las profundidades de tu ropa interior. Tú no te quedas atrás y, entre gemidos, maniobras para abrir mi cremallera y jugar con mi virilidad. Nos masturbamos mutuamente, con ansiedad pero sin apresurar nada. Ya sabemos a dónde queremos llegar y nos tomamos nuestro tiempo.

No me di cuenta del momento en que me quitaste la camisa. Estaba tan concentrado en darte placer que no me cercioré de la excitación que me provocaste con tus caricias. Tampoco me fijé a qué hora terminamos semidesnudos en la cama. Dejamos un rastro de ropa en la habitación y ahora sólo nos queda el pantalón y poca cosa más. Estás encima de mí, besándome y acariciándome como sólo tú lo sabes hacer. Tu lengua traza un sendero de fuego desde mi pecho hasta mi ombligo y ahí se hunde… igual que yo, que me dejo llevar por el torbellino de sensaciones que me provocas.

Hago que te acuestes sobre mí. Nuevamente nos besamos y te pego a mi cuerpo para que sientas la dureza de mi erección. Mis manos regresan a tu espalda y nalgas. Voy jalando hacia abajo tu pantalón y termino de sacártelo. Te coloco boca arriba en la cama y contemplo tu cuerpo por unos instantes. Me miras perturbada, excitada y encendida pero con una nube de pudor en tus ojos, esos ojos que me fascinan. Tu respiración agitada delata el deseo que te inunda y tratas inútilmente de ocultar.

Entre caricias, besos, chupadas y lamidas terminamos de desnudarnos el uno al otro. Nos hemos hecho un “pre” único, excitante, perfecto. Estamos listos para unir nuestras almas y cuerpos…

¿Así es el “pre” de todos? Jadeen, comenten… dejen su huella.

28
Nov
06

PRISIONERA


prisionera me encuentro hoy…
prisionera de tus besos asfixiantes…
prisionera de tus manos tentadoras…
prisionera de tus caricias adictivas…
prisioner
a de tu lengua inquieta…
prisionera de tu olor embriagador…
prisionera de tu sexo penetrante…
prisionera
de tu gemido y del mio
que unido al vaiven de tu cuerpo
y de mi prisionero cuerpo
me sentencian a una CADENA PERPETUA de placer.

26
Nov
06

Te deseo



Te deseo, sabes que te deseo.
Necesito sentir tu cuerpo soñando con el mío.
Necesito fantasear en tu piel y refugiarme en cada uno de tus poros.
Te deseo, porque amarte es desearte, amarte es querer acariciarte.
No te deseo sin amor, porque sería bailar sin música, te deseo para demostrarte mis sentimientos.
Nuestro placer será la cúspide de nosotros, será estar en el cielo a la vez que en tus brazos, será conocer esa felicidad que es eterna en cuerpo.
Te deseo, para estar bien, para seguir viviendo,
para poder respirar en cada instante.
Te deseo, para tenerte y para darte, para ser un segundo tú.
Te deseo, no será sexo, será amor.
Serán mil caricias, mil emociones, mil tesoros que recordar.
Serán eternos momentos de gozo, en los que olvidaré el mundo para no olvidarte a ti jamás.
Te deseo inmensamente, deseo cada parte de ti y cada pensamiento de tu placer,
te deseo por amor. ¿Cómo desearte si no?

25
Nov
06

La lengua…..Puntos erógenos

La lengua es un maravilloso receptor y emisor de sensaciones. En la vida í­ntima, es de los puntos erógenos que más utilizamos en la adolescencia, cuando en ese primer beso nota ese contacto húmedo y juguetón de su lengua sobre la tuya.A partir del contacto de lengua con lengua, parece que ella misma se empeñara en encontrar nuevos lugares donde desarrollar su dulce juego.

Es sin duda un potenciador de otras zonas erógenas. De alguna manera actua en tres sentidos:

Tacto: En los dos sentidos, primero tu cuando sientes el cuerpo en tu lengua y lo mucho que disfruta tu pareja cuando buscas sus puntos débiles con ella.-

Vista: La visión de ver a tu pareja mostrando su lengua de forma libidinosa es muuuuy sexy.-

Sabor: Claro! Es la forma de saborear a tu pareja, milí­metro a milímetro. Cada persona sabe diferente.La clave a la hora de sorprender a tu pareja es buscarle nuevos horizontes a tu lengua, ya sea aplicados en el beso o bien, encontrar esos puntos secretos que ni él/ella mismo/a conoce… algunos que particularmente me encanta buscar (fuera de lo corriente):

– Parte trasera de la rodilla pues es una zona especial.

– El hueco que se forma entre las claví­culas.

– Lóbulo de la oreja.

– Dedo gordo del pie.

– Espina dorsal: recorrerla desde el inicio de las nalgas al cuello.

– Barbilla.

– Ombligo.

– La nuca.

– El arco que se forma entre el pulgar y el dedo indice.

– La zona entre el sexo y la entrada del ano: Obviamente tienta más ir directamente al grano, pero esa zona intermedia vuelve loco/a a cualquiera.

Y claro está, el resto que siempre es infalible: pechos, pezones, cuello, labios, y su sexo!

Pero antes que dirigir tu lengua directamente al sexo (tí­pico de los hombres), mejor juguetear un poco, no?

No hay nada más excitante que una penetración con la lengua… es mágico.

Creo que para que el juego de la lengua sea efectivo es mejor tener una lengua que juguetee y que tu pareja se mantenga quieta, así­ no te desconcentras… y se volverá loco/a.

Dejemos que la lengua haga sus travesuras, es un buen aperitivo.

24
Nov
06

Aqui Estoy






Amante mío, estoy desnuda, más fresca que el agua azul


para tu noche de amor.
Cada extremo de mi boca,
cada esquina de mis miembros
se apresuran como ágiles peces
hacia tus tibias aguas.
Amante mío, yo deseo la mordedura de tus dientes
y me encamino temblorosa hacia cada uno de tus dedos,
me detengo a mirar tu cuerpo a través de oscura cerradura
e incontenible deseo se posa en mis húmedos senos.
Por tí se escapa la sequedad de mi boca,
mi mirada de brújula perdida en tus rincones,
floto voluptuosa en tus profundas aguas
y me abro como flor nocturna a tu plácida noche.
Mi cuerpo, fiesta fértil y lasciva.
Paséeme solitaria, desnuda ante tu noche,
siémbrame semillas olorosas a sal.
Mírame desnuda
con la hermosa sospecha
que mi vientre será fértil a tu salada lluvia.
Mi caverna, tibia y silenciosa, guarida perfecta
de tu solitario cuerpo,
Mi boca es suave entre tus dientes,
mi lengua, pájaro que anida en tu boca.
Por mi carne fluye sudor de hierro
y me prendo
como alga marina a tu confuso mar.
Soy la obra inconclusa
con infinitas posibilidades para un final.
Me entrego fácil a tus brazos,
con el misterioso encanto de un ritual.




A los eróticos que entran aquí

Este blog es de adultos, si no tienes 18 años, muy amablemente te pido que te retires. Gracias!

Mis erotismos mes a mes

Mis erotismos más vistos

Impulsos Eróticos

  • 18,869 hits

Conteo de mis erotismos

Blogalaxia
Ranking de blogs de Venezuela

enterate de mis erotismos por:

Este blog es parte de Buzzear Venezuela

Protected by Copyscape Unique Content Checker