07
Ene
07

Una reconfortante ducha

Marcia llegó cansada y algo alterada a su casa. El tráfico y el estrés del trabajo la habían hastiado. Mejor dicho, el estrés del trabajo era algo a lo que se había acostumbrado y hasta le gustaba. Era otro tipo de estrés el que la consumía.A pesar de los éxitos laborales, Marcia tenía problemas en su relación. Cada ascenso en su trabajo equivalía a descender un escalón en su noviazgo. Raúl no era malo; al contrario, era inteligente, profesional como ella y con una carrera en ascenso, igual que la de ella. Además de lo anterior, era un hombre con un atractivo que la trastornaba, un miembro que la hacía delirar y llorar de placer; un hombre completo, que sabía cómo satisfacerla plenamente.

Entonces, ¿qué era lo que funcionaba mal?

Él parecía tener más facilidad que ella para no descuidar la relación por el trabajo. Siempre llegaba con detalles a casa. Una flor, unos dulces o simplemente una invitación a cenar. A menudo, Marcia llevaba trabajo a casa y se veía obligada a rechazar las invitaciones a comer, contentar a Raúl con sólo un beso y seguir absorta en sus ocupaciones.

En ocasiones, Marcia trataba de compensar esas atenciones ignoradas pero Raúl —hombre al fin— tenía algo de malcriado y se negaba. Así que ambos nunca se sincronizaban: cuando él quería, ella no podía. Cuando ella podía y quería, él se alejaba. Y así como ocurría con los detalles, sucedió con el sexo. Antes ambos se devoraban, literalmente. Pero por lo visto, iban a tener que esforzarse para recobrar lo que fuera que se les hubiera perdido en el camino. Esto obsesionaba a Marcia, que no quería ver esa relación hecha trizas simplemente por culpa de la ausencia.

Con esas reflexiones en la cabeza, Marcia se despojó de su ropa, dispuesta a relajarse con un delicioso baño. No importaba lo mal que estuviera por algo, el agua caliente y el jabón hacían milagros en ella. Se vio un momento en el espejo. El reflejo le devolvió la imagen de una mujer joven y atractiva, con una figura levemente más rellenita de lo que dictaban las revistas de modas. Sus ojos eran color miel y su tez, morena clara. Era menudita, apenas llegaba a medir 1,55 pero su cuerpo tenía curvas que mareaban con sólo mirarlas. Unos senos perfectos, no demasiado pequeños, no muy grandes. Los pezones eran grandes y las areolas, algo oscuras. Su vientre era plano y un discreto vello cubría su intimidad. Como una típica latina, Marcia era dueña de unas caderas anchas y unas nalgas redondas y suculentas. No por nada a Raúl le envidiaban ser novio de ella.

Marcia no se detuvo demasiado tiempo en esa contemplación de sí misma y se metió a la ducha. Abrió las llaves de agua caliente y fría, y empezó a combinar ambas hasta que dio con la temperatura ideal. Dejó que el agua corriera por su cuerpo desnudo y ejerciera su virtud regeneradora.

Agarró el jabón y empezó a deslizarlo por su piel. Cerró los ojos y se concentró en disfrutar la fragancia que ahora se posesionaba de su cuerpo. Se pasó el jabón por los pechos y sus pezones respondieron al acto. Con los ojos cerrados, Marcia se abandonó al deleite que le producía esa caricia y se le escapó un susurro: “Ohhh, Raúl…”.

El jabón siguió su trayectoria vientre abajo, dejando un rastro de espuma y perfume. Marcia estaba relajada, apaciguada… y excitada. Su mano se internó en las profundidades de su entrepierna y la espuma empezó a crecer en los pliegues de su vagina. Al principio se acarició a sí misma con algo de timidez pero el placer crecía y el pudor se encogía. La muchacha se metió un dedo en los labios de su vagina y gozó con esa deliciosa invasión que la llenaba un poco, sólo un poco…

Ahora una mano de Marcia se paseaba entre sus senos y la otra, estaba en su intimidad. Se tuvo que apoyar en la pared porque el placer le aflojaba las piernas. Notó que estaba totalmente lubricada y se pasó la lengua por los labios secos. Se sentía divina, una diosa que disfrutaba de sí misma sin miedo ni reservas. Tan extasiada estaba que no se dio cuenta del momento en que Raúl entró a la ducha y se le colocó detrás. Sólo reaccionó cuando escuchó su voz: “Eso es más rico cuando te lo hace otro, mi cielo. ¿Puedo?”

Por toda respuesta, Marcia le pasó el jabón. La cercanía del cuerpo de su novio la excitó más y empezó a jadear suavemente. Sabía qué la esperaba al final de esa ducha.

Raúl ajustó la salida del agua de manera que le cayera en la espalda a Marcia. Ella se extasió con la sensación del líquido y las manos de su novio empezaron a enjabonarla por detrás. Ella se le recostó y sus nalgas tropezaron con la virilidad de él, dura y erguida como un ariete. Él le preguntó “¿Te gusta?” y ella, entre jadeos, logró decirle que sí, que siguiera.

De la espalda, las manos enjabonadas de Raúl pasaron a su busto. Cada mano de él se posesionó de un seno de Marcia, que ahora sentía un calor que la abrasaba y un deseo que la atormentaba cada vez más. Si Marcia era pequeña, Raúl era lo opuesto: era un hombre que medía 1,93, así que en sus brazos ella era una muñequita de trapo. Una mano de él se adueñó de los senos de ella, la otra ya iba descendiendo por su vientre. Marcia abrió instintivamente las piernas, la excitación no la dejaba hablar. Él entendió y pronto llegó a su vagina, mojadísima y calientísima.

Mientras la acariciaba, hacía rato que Raúl besaba y lamía a Marcia por detrás: nuca, orejas, cuello, espalda, nada de eso estaba a salvo de los labios y la lengua de Raúl. Marcia estaba derretida entre los brazos de ese hombre que la desquiciaba de deseo. ¿Cómo era que había podido distanciarse así de un amante tan fogoso? La lengua de él se introducía en uno de los oídos de Marcia mientras su mano ya estaba en posesión de su clítoris. A ella se le voltearon los ojos y empezó a susurrarle “Ámame, por favor… Hazme tuya. Te lo suplico”.

Él la volteó, la alzó entre sus brazos y la puso contra la pared de la ducha. Estaban frente a frente, la excitación de ella competía con la de él y se fundieron en un beso húmedo y salvaje. Él la atrajo hacia él y empezó a frotarse con ella, para que sintiera el tamaño de su pene. Ella seguía pidiéndole que la hiciera suya pronto.

Él la tomó por la cintura, la alzó y ella le pasó las piernas alrededor. Así enlazados, él maniobró un poco y la penetró. Marcia gimió y él empezó a bombearla poco a poco. La pared era el complemento perfecto a los brazos de él, que la subían y bajaban, mientras su pene la iba enloqueciendo más y más. Ahora Marcia y Raúl estaban más calientes que el agua que salía de esa ducha. Mientras la poseía, chupaba sus senos y cuello. Ella abrazaba el cuerpo de él con brazos y piernas, presa del placer que le estaba dando ese hombre.

La humedad de ambos cuerpos ayudaba a las maniobras que Raúl hacía. Marcia se sentía totalmente llena por dentro, le parecía que Raúl la atravesaba con un tronco. Jamás había sentido que el pene de él hubiera crecido tanto y eso la tenía al borde del orgasmo. Se lo hizo saber con el beso más ardiente que le había dado en mucho tiempo. Las lenguas de ambos estaban enlazadas con tanto ardor como sus cuerpos, sin intención de aflojar. Él respondió a ese beso penetrando más profundamente a Marcia, que gritó.

Esa inesperada embestida aceleró el clímax en Marcia, que se aferró más al cuerpo de Raúl. Éste se dio cuenta del orgasmo que amenazaba con explotar en Marcia y empezó a embestirla con más fuerza, para acelerar su propia llegada. Lo logró y se derramó dentro de ella mientras Marcia se estremecía con su orgasmo. Los gritos de ambos se confundían con el ruido del agua cayendo.

Marcia se sentía inundada, satisfecha, plena de Raúl. Su novio nunca había llegado así y ella estaba encantada por eso. Él, por su lado, sintió que las fuerzas lo abandonaban al fin y bajó poco a poco el cuerpo de su novia. Ella tocó el suelo con sus pies pero sus brazos y los de él mantuvieron juntos los cuerpos. Y juntos se mantuvieron sus labios también, mientras el agua —ahora un poco más fría— les refrescaba. Había sido una ducha realmente reconfortante para ambos.

La foto es de Charles F.
Anuncios

16 Responses to “Una reconfortante ducha”


  1. 1 SantoelDiablo
    7 enero, 2007 en 8:19 PM

    Tu relato confirma mi teoría de que no hay peor ducha, que la que no se comparte. Como deseo de nuevo año, espero que un día tú seas Marcia y yo, pueda ser Raúl. Saludos (me encanta tu espacio)Santoeldiablo

  2. 2 SantoelDiablo
    7 enero, 2007 en 8:44 PM

    El de ustedes es un post a 4 manos… Felicitaciones entonces. Sin embargo, eso no cambia mi idea con respecto a las duchas y la idea de que Venus sea Marcia y Santoeldiablo sea Raul. Saludos

  3. 3 Scheherazade
    7 enero, 2007 en 10:53 PM

    Buena idea la de acumular placeres…Besos con gel.

  4. 4 Tristán
    8 enero, 2007 en 12:08 AM

    hmmm, me encantan esas duchas. De hecho yo (Tristán) tengo preparado un post sobre ellas que pensaba colgar la próxima semana. Ya conseguiste calentar nuestra noche, Marte ;)Saludos de Tristán y Giselle.

  5. 5 el brujo Dedor
    8 enero, 2007 en 12:19 AM

    Nada mejor que una buena ducha para liberar las tensiones del día, y compartida mejor.Saludos a ambos

  6. 6 Giselle
    8 enero, 2007 en 12:24 AM

    Me encantan las duchas asi… mmm…

  7. 7 Lust Nosferatu
    8 enero, 2007 en 3:44 AM

    y lo curioso es que hay quien se excita igual con una ducha fría….

  8. 8 Liogat Nosferatu
    8 enero, 2007 en 4:02 AM

    Gracias por haberse dado la vuelta a nuestro cuarto de placer, estoy descubriendo que esto de los blogs a cuatro manos es un mundo aparte…hasta podriamos fundar un círculo literario erótico.Saludos Marte y Venus

  9. 9 belita
    8 enero, 2007 en 9:33 AM

    Magnifico relato y… un poquito de envidia que hoy me ha tocado ducharme sola….Besos

  10. 10 Catira
    8 enero, 2007 en 10:27 PM

    La ducha un espacio donde, cuando se comparte, hasta el agua se evapora. Excelente historia.Besos

  11. 11 Anonymous
    8 enero, 2007 en 10:47 PM

    Estimado Marte…Fantasía Realidad?Venus es Marcia?Marte es Raúl?Aún mi mente no me deja descifrarlo…DESEO el ferviente admirador de Venus

  12. 12 olvidare el ayer...
    9 enero, 2007 en 6:55 AM

    y ahora que hago??son las 8 de la mañana y tengo que ir a trabajar ,pero antes voy a la ducha , con el calenton que tengo ,despues de leer todos esto,y encima sola en la ducha ,buff que hago???preciosa manera de escribir,me encanta;bufff qiero alguien en la ducha ,pero ya!!un beso y un abrazo con cariño.

  13. 13 Alba
    9 enero, 2007 en 5:04 PM

    Si ya lo decía yo. No hay nada como una buena ducha para acabar o empezar el día.Besos desde el agua.

  14. 14 Travieso
    10 enero, 2007 en 12:49 PM

    Q gusto seria poder refrescarme junto a ti y complcer mis travesuras, que te pareceria?

  15. 15 El murmullo de las cucarachas
    10 enero, 2007 en 1:29 PM

    y ala duchaa me voy yo ahoraaa!!..y con agua friaaaa…besos versosPD.. Oye..podrias poner las letras en negro o el fondo más oscuro… es que me dejo los ojos!!!!!!..graciassss

  16. 16 Marte
    10 enero, 2007 en 3:48 PM

    Hola de nuevo a todos. Respondo al amigo Deseo: el relato es fantasía pero basado en vivencias personales y cuentos que uno recoge por ahí sin querer. Venus ha sido Marcia alguna vez y yo he actuado como Raúl en otras ocasiones.Es cuestión de combinar todo, ponerle pasión y entrega al relato y el resultado es algo que alguien más ha vivido o va a vivir pronto. Si de erotismo, placer y entrega se trata, la fantasía suele imitar a la realidad. Un abrazo a los lectores y besos húmedos a las lectoras.MARTE


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A los eróticos que entran aquí

Este blog es de adultos, si no tienes 18 años, muy amablemente te pido que te retires. Gracias!

Mis erotismos mes a mes

Mis erotismos más vistos

Impulsos Eróticos

  • 18,869 hits

Conteo de mis erotismos

Blogalaxia
Ranking de blogs de Venezuela

enterate de mis erotismos por:

Este blog es parte de Buzzear Venezuela

Protected by Copyscape Unique Content Checker


A %d blogueros les gusta esto: